• Sign up for our monthly updates, news and special offers Click here

Iserbyt logra el título mundial Sub-23, Vanthourenhout se hace con la plata en la carrera de élite

El mejor día de la temporada para el equipo Marlux-Bingoal
Eli Iserbyt se ha impuesto sobre su X-Night SL en el mundial Sub-23 de ciclocross celebrado en Valkenburg. Tras alcanzar el título europeo esta misma temporada, el joven corredor belga suma otra gran victoria a su palmarés en 2018. Unas horas más tarde, Michael Vanthourenhout se hacía con la plata en la carrera de élite masculina.

¿Era el terreno perfecto para Iserbyt? Lo fuera o no, un día antes varias corredoras habían explicado que era el circuito más duro al que se habían enfrentado. Diferentes corredores necesitaron ayuda para mantenerse de pie tras cruzar la línea de meta. Ascensos, muchos tramos donde la agilidad era lo más importante, dos muros que obligaban a echarse la bicicleta al hombro,... No faltó ningún ingrediente del ciclocross más exigente. Si añadimos a todo lo anterior las inclemencias del tiempo, la imagen es una fiesta del patinaje y el barro. Empujar, empujar y no dejar de empujar sobre los pedales.

Un día antes ya había quedado claro que una buena salida sería muy importante. Las carreras de Sub-23 y élite femenina dejaron claro que recuperar posiciones era casi imposible. Y a esto se enfrentó Thomas Pidcock, el principal rival de Iserbyt. Tras una vuelta ya había perdido 25 segundos, y esta diferencia no haría más que incrementarse.

El campeón del pasado año, Joris Nieuwenhuis, lideró la carrera durante las dos primeras vueltas pero, tras un problema técnico y un cambio de zapatillas, perdió la rueda de Iserbyt. El corredor belga abrió una brecha de 25 segundos que supo mantener hasta el final, a pesar de un pequeño resbalón en la tercera vuelta. De hecho, aunque nadie amenazaba el triunfo de Iserbyt, fue capaz de mantener el ritmo en este terreno tan pesado. Y añadió al azul y blanco los colores del maillot arcoiris. Un campeón del mundo con una X-Night SL.

También estaba previsto que la carrera de élite masculina fuera un duelo entre dos, pero no se cumplieron las previsiones. Muy pronto Wout Van Aert se puso por delante y Mathieu Van der Poel no pudo seguir su rueda. El holandés no tuvo su día y Michael Vanthourenhout logró darle caza. Vanthourenhout logró distanciarse del que era favorito hoy, y el corredor del Marlux-Bingoal supo gestionar su ventaja hasta la línea de meta. Finalmente, alcanzó su máximo nivel de la temporada en el campeonato del mundo. Esto es lo que se llama el momento oportuno.

Descubra nuestra gama X-Night